Gente colaborandoConsulta

La primera etapa es identificar la finalidad del texto y el público al que se dirige, así como cualquier requisito especial, como si se deben aplicar convenciones ortográficas británicas o estadounidenses. Esta fase incluye toda la información importante que ayudará a decidir el tipo de lenguaje que se usará y cómo se traducirá el texto.

Traducir la página web de una empresa implica realizar una adaptación cultural y una aportación creativa para darle el tono adecuado. Un informe técnico dará énfasis a la terminología y a una redacción clara y concisa. Los escritos académicos, por otro lado, requieren una prosa cuidadosamente estructurada que respete las convenciones de la comunidad académica angloparlante, incluyendo el uso de citas y referencias bibliográficas.

Investigación

Al utilizar las palabras adecuadas y entender el contexto proyectarás una imagen más fidedigna y experta. La segunda etapa abarca la investigación para entender mejor el contexto de la traducción tanto en el idioma de origen como en el de destino. Esta etapa a menudo incluye la búsqueda terminológica en combinación con la consulta de glosarios especializados de los campos en los que trabajo, incluyendo la cooperación internacional, el medio ambiente y las energías renovables, y las humanidades y ciencias sociales.

Traducción

La tercera etapa reúne la información recabada en los pasos uno y dos para llevar a cabo la traducción de tu documento. Este proceso comienza con la creación de un primer borrador. A partir de ahí será necesario aclarar las posibles dudas para eliminar cualquier ambigüedad o problema que surgiera en el proceso. El siguiente paso es la revisión y corrección. Luego se realiza una comprobación sobre una copia impresa del documento. Por último, se emplean programas especializados para llevar a cabo una serie de controles de calidad antes de la entrega al cliente. En función del uso que recibirá la traducción, el texto también podría ser revisado de manera independiente por un segundo traductor profesional.

Comentarios

Tras la entrega de la traducción, hay un pequeño ejercicio de feedback o retroalimentación para asegurar que estés satisfecho con el trabajo y puedas comentar cualquier punto que haya que tener en cuenta en el futuro. De esta forma, podré comprender con claridad tus necesidades para cualquier futuro proyecto.